MARTIN ORFORD "The Old Road"


Cuando leí en la web que el tecladista histórico de los IQ abandonaba la agrupación luego de tantos años tras los teclados, rápidamente entendí que Martin Orford buscaba nuevos aires, y que ya no integraría una banda, sino que dedicaría de lleno el resto de su carrera a trabajos solistas. Ahora bien, y debo ser sincero, jamás creí que se iba a despachar con un álbum de la talla de The Old Road, cuyo principal atributo a priori, eran los renombrados invitados que componian esta nueva obra de rock sinfónico, pero que desde el primer track comenzó a tomar vuelo propio. Vale aclarar que The Old Road es el segundo CD solista de Orford, ya que durante 1999 lanzó Classical Music And Popular Songs, tambien compuesto de invitados estrella.


El disco comienza con Grand Desings, una pieza de diez minutos que posee una intro de guitarra en el ala de Brian May, para luego dar lugar a la primera intervención en voces del autor de la placa. Gran trabajo de voces, la verdad que no lo tenía en esa faceta. Además recrea a la perfección ambientes cálidos y refinados al mejor estilo de A Trick of the Tail. Luego aparece el medio tiempo instrumental Power and Speed en el cual participan Gary Chandler (Jadis), John Mitchell (It Bites), Steve Thorne (Jadis) y el propio Orford en guitarras, más la base rítmica de los Spock's Beard, Nick D'Virgilio y Dave Meros. La atmósfera al disco setentoso de Genesis se mantiene con Ray of Hope, en éste caso con David Longdon en voces, quien posee un registro muy similar al de Phil Collins. Grata sorpresa la que me llevé con éste cantante. No lo conocía para nada.


El álbum prosigue con la Made in John Wetton, Take it to the Sun (de lo más comercial), que si bien fue compuesta por Martin Orford, bien podría haber formado parte de algún trabajo del ex Asia. Sin dudas uno de los mejores temas del disco. Prelude, la segunda y última canción instrumental del LP, es un tributo del propio Martin a la música clásica. Me hizo acordar mucho a la intro de piano de Firth of Fifth. En la homónima The Old Road, Orford retoma su papel al frente del micrófono, y realiza a lo largo de ocho minutos épicos un despliegue de exquisitos tintes sinfónicos de la mano de la flauta, moog y guitarra acústica. Out in the Darkness, en éste caso con Steve Thorne en voz, posee a mi entender, como característica preponderante, el solo de teclados hacia el nudo de un tema que no aporta demasiado y que se encuentra a años luz del resto.


El disco está llegando a su fin y The Time and the Season se presenta como la pieza más rockera, y la formación ideal del CD, Virgilio, Chandler, Meros, Orford y el grande de Wetton en voces. Que delantera por Dios!!!. Este tema había quedado afuera del álbum de los IQ, Dark Matter, y la verdad que se nota su estilo al de la banda de Peter Nicholls, aunque claro, aggiornada al mundo Wetton. The Old Road finaliza con la acústica Endgame, nuevamente con Longdon en voces. Otro de los temas cálidos e intimistas del trabajo.


La verdad que no tengo palabras para detallar todas las cositas que hacen grande a éste disco. El sólo hecho de estar John Wetton al frente, la lista de grosos que engalanan la placa, la puntillosidad con la que fue grabada, y por sobre todas las cosas, con el amor y pasión de quienes aman al género. Altamente recomendable, y no sólo de lo mejor del mes, sino también de lo más relevante del año.


Alexis L. Berman